lunes, 2 de abril de 2012

En Bici por los Pueblos Abandonados...

Regreso al pasado...

A pocos kilómetros de Valsurbio, en el paraje de Miranda, hubo hace muchos años un pueblo en el que una anciana despechada por no haber sido invitada a una boda envenenó a todos sus habitantes con “vaca-viruela”, desapareciendo al poco tiempo aquel caserío. Una de tantas leyendas que flotan en el aire de estas sierras y que nos acompañarán en nuestro pedalear por estos parajes que la naturaleza recupera poco a poco.


- Punto de Partida y llegada: Camporredondo de Alba (Palencia)
- Desnivel: +- 600 mts.
- Longitud: 30 kms.
- Dificultad: Media
- Horario: 4 horas
- Tipo de Camino: Pistas anchas de firme variable
- Observaciones: Toponimia del Mapa “Macizo de Fuentes Carrionas” de Ediciones Adrados.


Valsurbio, el Valle de los Serbales, situado a 1520 metros sobre el nivel del mar, fue el pueblo más alto de la provincia de Palencia. Hoy solo queda en pie la espadaña de su coqueta iglesia y algunos muros de casas medio enterrados entre la vegetación que recupera lo que fue suyo antes de que existiera este pueblo. Valcovero, el Valle de las Cuevas, estuvo a punto de correr la misma suerte y estuvo abandonado un tiempo, pero algunos de sus vecinos no dejaron caer las casas y otros las arreglaron para rescatarlo del abandono. Hoy a pesar de no estar poblado por mucha gente si que se puede ver movimiento por sus calles y nada tiene que ver con un pueblo abandonado. Valcovero es un precioso y tranquilo lugar en medio de las montañas que hará las delicias de todo aquel que pase por allí.
A Valsurbio nunca llegó la luz eléctrica ni una carretera. Y si a eso le sumamos las duras condiciones de vida que debían soportar los habitantes de este pueblo no es raro entrever la razón por la cual se despobló este lugar. Es inquietante sentarse en la plaza desierta y cerrar los ojos para imaginar como sería este lugar cuando aún estaba poblado. Casi se pueden oir los gritos de los niños jugando por las callejuelas, a los animales que vuelven de los prados, las campanas de la iglesia tocando a misa… y al abrirlos de nuevo notar como duele en los oídos el silencio del olvido.

ITINERARIO. Salimos de Camporredondo de Alba por la P-210, también conocida como Ruta de los Pantanos, en dirección hacia Velilla del Río Carrión para recorrer todo el Embalse de Compuerto desde su cola hasta la pared de la presa. A los 7 kilómetros atravesaremos Otero de Guardo y seguimos otros 4 kilómetros más para llegar a un desvío a la izquierda que nos lleva a pasar por encima de la pared del embalse. Terminada la presa acometemos una dura rampa con un desvío al final donde giramos a la izquierda para llegar al Alto de Silos y disfrutar de las vistas de este mirador que en otro tiempo fue el final de un gran teleférico que servía para traer piedra para la construcción de la presa desde Peña Mayor. Ahora nos toca atravesar un tunel cavado en la roca para seguir por una estrecha carreterilla asfaltada recientemente que nos llevará después de unos 4 kilómetros de entretenido pedaleo a Valcovero.





Atravesamos el pueblo y seguimos la pista que por el fondo del valle se dirige hacia el collado donde se encuentra el Refugio y Ermita de Cristo Sierra.



Cuatro pistas se juntan en este punto, la que traíamos que viene de Valcovero, la de la derecha que va hacia la Sierra del Fraile, la de frente que sigue hacia el Santuario del Brezo y la de la izquierda que pasa junto al Refugio y se interna en un bosque de pinos que es la que tenemos que tomar nosotros. En algo menos de un kilómetro de fuerte subida llegamos al collado de La Cruz de Valsurbio y atravesamos el cordal que forman la Sierra de Canales y la Sierra del Brezo. Una divertida bajada nos lleva hasta Valsurbio donde se hace obligado parar para conocer este misterioso lugar.



Una pista que sale del pueblo hacia el norte nos llevará sin esfuerzo hasta el fondo del valle donde un desvío hacia la derecha nos hará cruzar el Arroyo de la Cárcava. Otro cruce a la izquierda nos lleva hacia Camporredondo de Alba para terminar esta bella ruta por estos rincones olvidados de la Montaña Palentina.

¡Saludos Esgalleros! =D...